El Blog de Ane y Mikel

Bienvenidos a Nuestro Txoko

Cuando necesitas desahogarte, contar algo… 13 septiembre, 2010

Filed under: Amistad,Juventud,Otras Rayadas — Ane @ 16:16
Tags: , , ,

Este fin de semana ha sido especial.

Hemos estado en las fiestas de un pueblo y lo hemos pasado muy bien.

Como fueron muchas las horas que estuvimos allí, nos dio tiempo de todo: bailar, conocer gente nueva, comer algo (el bocata que nos llevamos para no gastar tanto), ver conciertos, y tener conversaciones íntimas con amigas, conversaciones que habitualmente no tienes.

Y es que tengo una amiga que tiene un problema en casa del que ya os hablé y es que su madre está muy enferma. La veíamos que lo pasaba mal, pero ella no contaba nada y mis amigas y yo no sabíamos cómo ayudarla, si es que se podía…. Mi madre me decía que la dejáramos hasta que ella tomara la decisión de contárnoslo.

Pues bien, ha sido este finde, en medio de las fiestas cuando ha roto la coraza y me lo ha dicho, que necesitaba desahogarse, que lo estaba pasando muy mal, porque su madre está enferma y parece que no va a mejorar.

Se te queda un cuerpo cuando lo oyes…así que imagina cómo tiene que ser cuando lo dices…. Tardas un rato en darte cuenta de lo que hay en el fondo de esas palabras, de lo que implican.

Menos mal que cuando lo hablé con mi madre, fue como ensayar el momento…, pero nada te prepara realmente para cuando te lo dicen.

¿Y qué haces? ¿Qué dices en una situación así? ¿Cómo sé si lo que hago o digo está bien?. Me he dado cuenta de que hay que dejarse guiar por el corazón. La amistad y la sinceridad con la que le dices “Cuenta conmigo. Si puedo ayudarte dímelo. Hablar, escucharte, acompañarte, lo que quieras, …”.

No sabía qué hacer, pero es bien sencillo: un abrazo (calor) y un deseo sincero de acompañarla en lo que necesite. Y estar un poco al tanto de su estado de ánimo, porque habrá algún día que no quiera pedir ayuda y quizá fuera bueno que la ofreciéramos….

Que ya sabemos que hay personas que no saben pedirla

 

Ser Popular… ¿A Costa de Qué? 3 septiembre, 2010

Todos y todas tenemos nuestras capacidades y nuestras habilidades para todo, ¿no? También para relacionarnos. Unas somos más tímidas y otras más abiertas. Osea, a unas nos cuesta más hacer amigas y amigos y a otras menos. Poco a poco, nos vamos adaptando y, al final, acabamos encontrando los trucos para sentirnos aceptadas, para sentirnos dentro de un grupo.

El caso es que algunos de esos trucos, en un principio, te proporcionan el objetivo que buscas, osea, el ser popular, el que la gente te admita, que hable de ti, etc… Pero, a veces, a la larga, estos trucos se pueden volver en tu contra.

Eso es lo que le ha pasado a una chavala que conozco del barrio. La conozco desde pequeña y, efectivamente, de siempre ha sido muy tímida, muy cortadita y le costaba hacer amigos. Pero eso fue así hasta que llegó a la adolescencia.

Fue entrar al insti, empezar a desarrollarse, a mejorar su aspecto y empezar a sentirse mejor consigo misma. Es verdad que la tía es muy guapa y eso le hizo popular: las chicas querían estar con ella porque, al ser tan deslumbrante, los chicos se acercaban al grupo donde se encontrara esta chica.

Me da la impresión que ella se empezó a sentir a gusto con esta situación y se le empezó a ir un poco de las manos. Así, empezó a enrollarse con un montón de tíos. Además, si le gustaba uno iba donde él, sin importarle que, por ejemplo, estuviese saliendo con una amiga o una conocida y también se liaba con él. Quería más y no se preocupó de cuidar lo que ya había conseguido.

Poco a poco ésto ha hecho que la gente le haya ido cogiendo manía y que, también es cierto, le hayan empezado a poner apelativos poco agradables, no sé si me pilláis… Y, al final, después de haber tocado el cielo siendo la chica guapa y popular del insti, ahora vuelve a estar sola, sin amigos y amigas y limitándose a salir los fines de semana con sus padres.

Vuelvo a lo mismo: está bien que sepamos sacarnos partido, que busquemos esos trucos o habilidades para relacionarnos, pero hay que pensar en las consecuencias que pueden tener esos atajos. Creo que esta chavala no los pensó y así le ha ido. Supongo que ahora lo que toca es que alguien le ayude a buscar otro camino para que vuelva a tener unas relaciones normales con la gente de su edad, ¿no?

 

Esto de la amistad tiene su dificultad. 2 septiembre, 2010

Filed under: Amistad,Otras Rayadas — Ane @ 13:19
Tags: , , ,

En mi cuadrilla estamos pasando por un momento delicado.

El otro día quedamos para ir al cine y una, no vino. Cuando pregunté que por qué no venía, me dijeron que no la habían llamado, que era largo de contar, que era un culebrón y que ya me lo contarían otro día.

El caso es que me quedé mal. No sé qué hacer.

Sí que es cierto que esta chica es un poco peculiar, pero se supone que siempre nos han dicho que a esas personas peculiares son a las que más hay que ayudar.

Por otro lado, esa peculiaridad no es para tanto, cada uno tenemos nuestras cadaunadas.

No sé qué ha ocurrido, si ha sido cuestión de un malentendido o que no encajan. Pero, sea cual sea el caso, ¿no sería mejor hablarlo?. Porque ¿para qué tener a una persona pensando que tiene amigas y las amigas intentando escaquearse de ella?.

Me parece duro, porque a mí no me gustaría que, de pronto, la cuadrilla me dejara fuera y además no me dijeran porqué, cuál es mi pecado o mi falta y simplemente se desaparecieran…

No me parece justo. Además, yo suelo quedar con esta chica, porque en verano hemos estado solas bastantes días.

Y esto que significa, ¿Que no puedo quedar con ella? ¿Que no puedo invitarla a venir cuando quedemos la cuadrilla? ¿Que yo también me voy a quedar fuera?. Y ahora, cuando quede con la otra, qué la digo, ¿que no la llamaron, me lo callo, a la cuadrilla la digo que yo sí quedo con ella porque es maja y que hay que darla una oportunidad?. Esto de la amistad que es tan bonito tiene también su dificultad.

Tenemos un cuento en casa, y no sé porqué me he acordado de él. Es un cuento para pequeños y mayores y tiene mucha miga. No sé si prestárselo a mi cuadri, así como que no quiere la cosa…

 

Cómo nos fuimos y cómo hemos vuelto. 26 agosto, 2010

Filed under: Amistad,Juventud,Otras Rayadas — Ane @ 17:06
Tags: , ,

Ayer comenté lo bien que me lo estaba pasando en fiestas y es cierto, pero hay un poco de todo.

Algunas personas  vuelven como cambiadas, diferentes del verano y se establecen nuevas alianzas, nuevas relaciones entre toda la cuadrilla. Parece que hemos de pasar por un reajuste en el organigrama de nuestro grupo y vamos buscando posiciones, no queremos retroceder puestos, queremos avanzar…

Pero algunas personas levantan el vuelo y se van… Es curioso. Por un lado sientes que te dejan, y por otro lado, si con esa persona te llevabas bien, sientes un poco como que, a los que  prefiere… ¿serán mejores?.

A veces es evidente el motivo del cambio: se llevaba mal con todo el mundo, se ha cansado de hacer siempre lo mismo, se ha enamorado en la otra cuadrilla, ha conocido a alguien que cree es su mejor amigo/a….

Pero la sensación es de pérdida.

Otra cosa que está pasando a la vuelta de verano, es que algunos elementos necesitan demostrar que sus vacaciones han sido las mejores y que han madurado muchísimo y que ahora tienen “experiencia de la vida”. Parece que siempre alguien tiene que estar por encima de otras personas y me fastidia ese fanfarroneo, ese ser más “machito” que nadie. ¡¡¡Qué aburrimiento!!! Si vieran lo falsa que suena su seguridad…

Lo he hablado con un amiga y me dice que todos los años es igual y que cuando volvamos a la rutina del instituto y demás todo vuelve a su sitio.

Bueno, todo no, porque después de haberles visto la otra cara a algunas personas, ya nada volverá a ser igual. Creo que todos hemos aprendido “de la vida”.

 

¡¡¡No me quiero volver!!! 29 julio, 2010

Filed under: Amistad,Tecnología — Ane @ 16:21
Tags: , ,

Ayer me llamaron mis padres al campamento. ¡Qué mal! No porque me llamaran, sino porque me recordaron que ¡¡¡ya sólo me quedan dos días de estar aquí!!!.
Todos los años me pasa la misma canción, no se si eso es masoquismo o qué.
Cuando me organizo para ir al campamento estoy nerviosa, expectante y con algo de miedo también. Pienso que puedo conocer un montón de gente interesante, pero por otro lado me da miedo pasarlo mal, no congeniar y todas esas cosas.
Luego voy al campamento que casi se me sale el corazón del pecho. La primera impresión suele ser un poco de desilusión, sobre todo si llueve el día que llegas de nueva….y luego te metes en el ajo y ahora ¡¡¡¡no me quiero ir!!!!.
He conocido a una gente genial, hay dos chicas que podrían ser mis “muy buenas amigas” si tuviéramos más tiempo para conocernos…, resulta que viven a casi mil kilómetros de mi casa, cada una hacia puntos cardinales distintos. Menos mal que nos hemos dado los correos, el tuenti, el facebook, y el número del móvil.
Todo esto facilita la comunicación, pero la experiencia me dice que a la larga vas perdiendo el contacto.
Estos canales nos sirven para mitigar esa separación, y si cuadra y seguimos en contacto, profundizar más en la amistad, pero reconozco que no hay nada como el cara a cara. En ese si se profundiza y se mantiene más fácil la relación en el contacto directo, en el día a día.
Por eso hecho tanto de menos a mis colegas y me gustaría compartir con ellas todos estos buenos momentos y mis nuevas amistades ¡¡¡Algunas se llevarían de bien!!!