El Blog de Ane y Mikel

Bienvenidos a Nuestro Txoko

Estoy entre lo que debo, lo que me gustaría y ¡¡no tengo tiempo!! 15 septiembre, 2010

Filed under: Juventud,Otras Rayadas — Ane @ 17:33
Tags: , , ,

Me estoy agobiando!!!

Acaba de empezar el curso y ya empiezo a agobiarme por todas las cosas que “debo” y/o que “quiero” hacer.

Me prometí el curso pasado que no me apuntaría a tontas y a locas a ciertas actividades, sino que lo haría después de sopesar metódica y analíticamente su conveniencia.

Primero, a clase hay que ir todos los días, sí o sí. Al salir, si no te pones las pilas, te enganchas a la tele o al ordenata y te quedas pillado hasta que la llamada del deber suena (mi madre gritando “¿Hoy no tienes deberes? Apaga ese trasto ya!”). Es por eso que tengo un horario para utilizarlo, para evitar enganches.

Pero a lo que iba, si no te apuntas a nada, yo al menos me quedo en casa atontada y pasa la tarde y no la he aprovechado.

Segundo, mi instrumento musical, que se me iría el alma a chorros si tuviera que dejarlo.

Tercero, algo de ejercicio tengo que hacer, con lo del instituto no me llega para nada y me encanta el Taekwondo, el Funky, el Jazz…, eso dos días a la semana más o menos. (me gustaría todos los días, pero va a ser que no.). Creo que tendré que elegir.

Cuarto, se me olvidaba, el refuerzo de inglés, que llevo toda la vida estudiándolo y si quiero ir este año al extranjero, mis padres me van a pedir una buena nota para tener el derecho de marcharme…

Además quiero  (necesito) mi rato de twentti, facebook, y mis series favoritas….

Y de este año no pasa. Tengo una lista de libros imprescindibles para leer si quiero tener un buen nivel cultural….

¿Entendéis lo que me pasa?. No sé cómo calendarizar todo. ¿Simplemente si me organizara bien me daría tiempo?, o ¿es completamente imposible realizarlo?.

En casa siempre he oído que hay que ponerse metas altas para esforzarte más y conseguir ir más lejos, pero que sean realistas, que el oro olímpico lo consigue una persona cada cuatro años y son muy pocas las probabilidades.

Así que aquí estoy, entre el quiero y el puedo o no. Además, tendría que buscar algo en centros cívicos, etc, porque no están los tiempos para pedirles a mis viejis que suelten toda esa pasta…

¡Ya está! Me pondré a dar clases particulares o cuidar nilños para sacar dinero…¿A qué hora?.

¡¡¡Creo que necesito un boli y un papel para pensar.!!!

Anuncios
 

Cuando necesitas desahogarte, contar algo… 13 septiembre, 2010

Filed under: Amistad,Juventud,Otras Rayadas — Ane @ 16:16
Tags: , , ,

Este fin de semana ha sido especial.

Hemos estado en las fiestas de un pueblo y lo hemos pasado muy bien.

Como fueron muchas las horas que estuvimos allí, nos dio tiempo de todo: bailar, conocer gente nueva, comer algo (el bocata que nos llevamos para no gastar tanto), ver conciertos, y tener conversaciones íntimas con amigas, conversaciones que habitualmente no tienes.

Y es que tengo una amiga que tiene un problema en casa del que ya os hablé y es que su madre está muy enferma. La veíamos que lo pasaba mal, pero ella no contaba nada y mis amigas y yo no sabíamos cómo ayudarla, si es que se podía…. Mi madre me decía que la dejáramos hasta que ella tomara la decisión de contárnoslo.

Pues bien, ha sido este finde, en medio de las fiestas cuando ha roto la coraza y me lo ha dicho, que necesitaba desahogarse, que lo estaba pasando muy mal, porque su madre está enferma y parece que no va a mejorar.

Se te queda un cuerpo cuando lo oyes…así que imagina cómo tiene que ser cuando lo dices…. Tardas un rato en darte cuenta de lo que hay en el fondo de esas palabras, de lo que implican.

Menos mal que cuando lo hablé con mi madre, fue como ensayar el momento…, pero nada te prepara realmente para cuando te lo dicen.

¿Y qué haces? ¿Qué dices en una situación así? ¿Cómo sé si lo que hago o digo está bien?. Me he dado cuenta de que hay que dejarse guiar por el corazón. La amistad y la sinceridad con la que le dices “Cuenta conmigo. Si puedo ayudarte dímelo. Hablar, escucharte, acompañarte, lo que quieras, …”.

No sabía qué hacer, pero es bien sencillo: un abrazo (calor) y un deseo sincero de acompañarla en lo que necesite. Y estar un poco al tanto de su estado de ánimo, porque habrá algún día que no quiera pedir ayuda y quizá fuera bueno que la ofreciéramos….

Que ya sabemos que hay personas que no saben pedirla

 

Dicen que hay que leer prensa para estar al día. 10 septiembre, 2010

Mi madre tiene esa costumbre de muchas madres que es la de decirnos lo que debiéramos hacer, porque sería muy conveniente para nosotras.

Por ejemplo. Nos repite a mi hermano y a mí que leamos periódicos, que hay que estar siempre informados, que tenemos que tener opinión, criterio propio para no creernos todo lo que nos cuenten y saber leer entre líneas qué es lo que nos quieren vender.

También dice que cada periódico tiene una ideología y eso se nota en cómo te cuentan la noticia, los de izquierdas, los de derechas, los del centro…y que sólo si leemos la misma noticia desde distintos puntos de vista, tendremos la posibilidad de hacernos una idea del hecho real. O algo así.

Así que agarro el periódico, lo abro, me pongo a leer…

Bueno, quiero decir, enciendo Internet, abro el igoogle y miro en “noticias” las RSS que tenemos activadas en casa y “¡voilé!”, en el blog de Emilio Calatayud -que tiene mi madre activado porque dice que es buenísimo- una noticia que me llama la atención. Voy a la fuente y me encuentro este suceso que no sé cómo calificar. “Agraden a una chica de 17 años a la salida de una discoteca clavándola varias veces el arpón de una banderilla”.

La verdad es que no necesito leer la misma noticia desde ningún otro punto de vista para formarme un criterio y pensar en que es una tremenda salvajada. Y además ¿Quién va a una discoteca con el arpón de una banderilla de torear?.  ¿Lo llevarían sin querer en el bolso, por descuido, o para hacer de contrapeso y que no las llevara el viento?.  ¿O es que no tenían dinero para comprar un spray antivioladores y llevaban la banderilla como arma disuasoria-defensiva?

En fín, no sé cómo se puede ser tan animal: a los toros no, pero a las personas sí.

Ahora, cuando vaya a la disco, me fijaré bien en el tamaño de los bolsos y el aspecto de ir cargadísimos que lleven.

Por cierto, que se me han quitado las ganas de seguir culturizándome con lo que pasa por el mundo.

Además, lo leerá mi madre y comenzará de nuevo con la retahíla: “Cuidado a dónde vas, mira lo que pasa por el mundo, que hay gente muy ida….”

 

¿Ser padre a los 17? 3 septiembre, 2010

Tengo un amigo que cuando se separaron sus padres, lo pasó bastante mal. Ya sé que no es posible saber porqué ocurren estas cosas o entenderlas, que los adultos tienen razones que los adolescentes no entendemos, algunas más ocultas que otras, (de ahí que no podamos entender).

El caso es que éramos jóvenes y él no comprendía la situación. Intentó por todos los medios conseguir que sus padres estuvieran orgullosos de él y como con esta estrategia no conseguía que volvieran a estar juntos, buscaba otras alternativas, con el sufrimiento que ello implicaba y lo insoportable que nos parecía a nosotros.

Hace poco pude hablar con él tranquilamente, hasta las cinco de la mañana y ahora entiendo algunas peculiaridades del comportamiento de mi amigo.

Te crees que los padres y madres se separan porque se acaba el amor. Algo así de simple, pero hora que tengo datos-que no compartiré por respeto a la intimidad de mi amigo-, veo que esto es mucho más complicado de entender de lo que yo creía.

Porque hablamos de sufrimiento por parte de todos. En el caso de mi amigo, sus padres eran unos críos de la edad que él tiene justo ahora.

La paternidad-maternidad tiene como característica que te hace madurar, la responsabilidad es muy grande y ya no puedes hacer la misma vida de los que tienen 17 años como tú.

El problema es que algunos de estos padres-madres adolescentes no están preparados para crecer, para asumir tanta responsabilidad y serían capaces., por ejemplo, de irse a Eurodisney sin sus hijos y llamarles por teléfono para contarles lo bien que lo están pasando.

Quede claro que no hablo de culpables. Creo que son situaciones que nos superan como para poder analizarlas en dos palabras y además juzgar si se hizo bien o mal.

El caso es que la vida es así y la vamos surfeando como podemos.

Ahora mi amigo tiene un tema al que le da vueltas: va a tener una hermana y cuando nazca, él tendrá la misma edad que sus padres cuando él nació. Ya digo, no juzgamos, pero mi amigo parece que va a tener de nuevo que asimilar un montón de cosas…

Por cierto, tiene clarísimo que él siempre irá preparado, de hecho lleva dos preservativos en la cartera. Dice que lo tiene muy claro y no quiere que la historia se repita.

Yo le digo que vigile no se le caduquen…

 

Ser Popular… ¿A Costa de Qué?

Todos y todas tenemos nuestras capacidades y nuestras habilidades para todo, ¿no? También para relacionarnos. Unas somos más tímidas y otras más abiertas. Osea, a unas nos cuesta más hacer amigas y amigos y a otras menos. Poco a poco, nos vamos adaptando y, al final, acabamos encontrando los trucos para sentirnos aceptadas, para sentirnos dentro de un grupo.

El caso es que algunos de esos trucos, en un principio, te proporcionan el objetivo que buscas, osea, el ser popular, el que la gente te admita, que hable de ti, etc… Pero, a veces, a la larga, estos trucos se pueden volver en tu contra.

Eso es lo que le ha pasado a una chavala que conozco del barrio. La conozco desde pequeña y, efectivamente, de siempre ha sido muy tímida, muy cortadita y le costaba hacer amigos. Pero eso fue así hasta que llegó a la adolescencia.

Fue entrar al insti, empezar a desarrollarse, a mejorar su aspecto y empezar a sentirse mejor consigo misma. Es verdad que la tía es muy guapa y eso le hizo popular: las chicas querían estar con ella porque, al ser tan deslumbrante, los chicos se acercaban al grupo donde se encontrara esta chica.

Me da la impresión que ella se empezó a sentir a gusto con esta situación y se le empezó a ir un poco de las manos. Así, empezó a enrollarse con un montón de tíos. Además, si le gustaba uno iba donde él, sin importarle que, por ejemplo, estuviese saliendo con una amiga o una conocida y también se liaba con él. Quería más y no se preocupó de cuidar lo que ya había conseguido.

Poco a poco ésto ha hecho que la gente le haya ido cogiendo manía y que, también es cierto, le hayan empezado a poner apelativos poco agradables, no sé si me pilláis… Y, al final, después de haber tocado el cielo siendo la chica guapa y popular del insti, ahora vuelve a estar sola, sin amigos y amigas y limitándose a salir los fines de semana con sus padres.

Vuelvo a lo mismo: está bien que sepamos sacarnos partido, que busquemos esos trucos o habilidades para relacionarnos, pero hay que pensar en las consecuencias que pueden tener esos atajos. Creo que esta chavala no los pensó y así le ha ido. Supongo que ahora lo que toca es que alguien le ayude a buscar otro camino para que vuelva a tener unas relaciones normales con la gente de su edad, ¿no?

 

Camino de la Independencia 31 agosto, 2010

Filed under: Familia,Juventud,Otras Rayadas — lucce @ 14:36
Tags: , ,

EmancipacionBueno, pues se acaba el verano. Es un poco puñeta pero he de reconocer, ahora que no me oye nadie, que tengo algo de ganas de empezar al insti y reencontrarme con mis compañeras y compañeros. Descubrir qué es lo que han hecho durante estos meses, qué farras se han corrido, si han ligado, etc…

Además creo que voy a poder tirarme un poco el moco con ellas y ellos enseñándoles las muchas cosas que he aprendido este verano. Sí, porque el verano, aunque parezca que no, también es un periodo en el que se pueden aprender muchas cosas.

Por ejemplo, he aprendido a cocinar algunos platos: arroz y pasta, sobre todo. Y es que este ha sido el primer año en que mis viejos me han dejado quedarme solo en casa unos cuantos días y claro, hay que sobrevivir y alimentarse y, para ello, ante la ausencia de los “cocineros titulares”, no me ha quedado más remedio que ponerme a los fogones (eso sí, acompañado del móvil para que mis padres me fueran asesorando en directo)

También he aprendido algunas nociones básicas de conducción. Un día fui con mi madre en el coche y me dejó cogerlo un rato, para ir familiarizándome con él y así, cuando el verano del año que viene me apunta a la autoescuela para sacarme el carné, todo me suene un poco más.

Además, ha habido tareas cotidianas que, lo queramos o no, son necesarias para ir alcanzando nuestra propia independencia: prepararme mi mochila de la playa, ahorrar pasta para salir de fiesta o para pillar el bonobus, lavar a mano mi camiseta manchada de kalimotxo, hacer mi cama…

Mi ama dice que poco a poco vamos caminando hacia nuestra propia independencia y que cada vez queda menos para que un día abandonemos la casa y nos vayamos a vivir solos o en pareja o con amigos y que todo lo que vamos aprendiendo ahora nos servirá llegado el momento.

La verdad es que a mí me mola verlo así y no entiendo a algunos de mi cuadrilla que se enorgullecen de que sus padres les hagan todo. Ellos se tiran el moco diciendo que es una bola, que viven como quieren, que sus padres casi, casi están a su servicio… Y éstos unos, pero luego están así también los típicos padres que no les dejan hacer a sus hijos nada de nada porque creen que no van a saber hacerlo o porque creen que lo van a hacer mal… En ambos casos lo único que consiguen es que sigan dependiendo mogollón de sus padres, que no tengan habilidades propias.

En fin, que se acaba el verano. Un verano provechoso y divertido que espero que tenga continuidad ahora que volvemos a la rutina del instituto y demás. Me va a costar hacerme yo la cama cuando tenga que madrugar para ir a clase o prepararme yo la mochila para gimnasia y demás, pero sé que, a la larga, ésto es beneficioso para mí, sé que este tipo de actividades me hacen más independiente.

 

Cómo nos fuimos y cómo hemos vuelto. 26 agosto, 2010

Filed under: Amistad,Juventud,Otras Rayadas — Ane @ 17:06
Tags: , ,

Ayer comenté lo bien que me lo estaba pasando en fiestas y es cierto, pero hay un poco de todo.

Algunas personas  vuelven como cambiadas, diferentes del verano y se establecen nuevas alianzas, nuevas relaciones entre toda la cuadrilla. Parece que hemos de pasar por un reajuste en el organigrama de nuestro grupo y vamos buscando posiciones, no queremos retroceder puestos, queremos avanzar…

Pero algunas personas levantan el vuelo y se van… Es curioso. Por un lado sientes que te dejan, y por otro lado, si con esa persona te llevabas bien, sientes un poco como que, a los que  prefiere… ¿serán mejores?.

A veces es evidente el motivo del cambio: se llevaba mal con todo el mundo, se ha cansado de hacer siempre lo mismo, se ha enamorado en la otra cuadrilla, ha conocido a alguien que cree es su mejor amigo/a….

Pero la sensación es de pérdida.

Otra cosa que está pasando a la vuelta de verano, es que algunos elementos necesitan demostrar que sus vacaciones han sido las mejores y que han madurado muchísimo y que ahora tienen “experiencia de la vida”. Parece que siempre alguien tiene que estar por encima de otras personas y me fastidia ese fanfarroneo, ese ser más “machito” que nadie. ¡¡¡Qué aburrimiento!!! Si vieran lo falsa que suena su seguridad…

Lo he hablado con un amiga y me dice que todos los años es igual y que cuando volvamos a la rutina del instituto y demás todo vuelve a su sitio.

Bueno, todo no, porque después de haberles visto la otra cara a algunas personas, ya nada volverá a ser igual. Creo que todos hemos aprendido “de la vida”.